martes, 16 de mayo de 2017

HALF PAMPLONA: SUB 5H, CUANDO LOS SUEÑOS SE HACEN REALIDAD

Este año, y por tercer año consecutivo, volviamos a Pamplona. a por el dichoso sub 5h. La verdad es que esa marca ha llegado a convertirse casi en una obsesión desde el primer año, pero este año era diferente. Pamplona no era un objetivo de la temporada en sí, sino que es un paso más para poder nadar en Zarautz. Además las últimas semanas el ritmo de trabajo ha sido vertiginoso y apenas he entrenado lo deseado, con lo que no tenía tantos nervios como otras veces, pero bueno allí estábamos los Costas en Cirauqui otra vez, y para cuando quisimos darnos cuenta ya estábamos con el neopreno puesto en el pantano
Además de algún amigo especial que vino desde tierras catalanas para darlo todo en lo que va a ser el principio de su Triple Corona Vasca
Como siempre que hago pruebas de larga distancia, en mi brazo siempre va algo, un nombre especial, alguien a quién recordar, alguien que me haga superar los momentos difíciles de la prueba.
Lamentablemente este año tenia varios nombres para poner en mi brazo, pero en las dos últimas semanas tuve muy claro que iba a ir en mi brazo. No, no iba a ir un nombre, iba a ir una palabra: TIGRE
¿Por qué? Porque tigre me llamaba mi tío Choche, mi tío que repentinamente se murió hace apenas un mes, y que cada vez que iba a una carrera desde que era pequeño escuchaba y la sentía como si fuera suya propia.
Con ello nos fuimos hacia la rampa y al lío, Rolling Start, igual que el año pasado, pero con la diferencia de que este año el agua estaba mucho más caliente. Pruebo el agua, y a pesar de que las gafas van bien noto que no aprietan mucho, menos mal que ahí está Aitor, que es mi ángel de la guarda de la natación, me coloca bien las gafas (ni una gota entró) y me explica los trucos de la natación. Gracias amigo, todo lo que hemos mejorado estos años nadando es gracias a ti, y lo sabes.
La salida fue un poco caótica puesto que la gente no siguió el pasillo que se habían hecho con vallas y aunque estábamos bastante delante, salimos bastante detrás, pero bueno, salimos que es lo importante. Hasta la primera boya todo fue bastante bien, giro y comienzan los problemas, madre mía, no daba para tanta gente, yo había remontado posiciones y la idea era clara, nadar hacia los arboles, pero es que literalmente la gente te echaba de la trayectoria, perdí hasta la concentración en el nado, y notaba como mis pies se iban hacia abajo, pero respiré fuerte y pensé en el tío Choche, él era un muy buen nadador, y él querría que yo nadara bien, asi que volví a concentrarme, levanté el culo y a deslizar, deslizar y atrás, deslizar y atrás, sólo eso. Segunda boya, la gente comienza a abrirse un poco, vale la he liado en este lado largo, pero ahora voy muy enfilado. Rápidamente llega la tercera boya, y a por el pantalón de salida.Vuelven los problemas, delante un tío que da pies como si no hubiese un mañana y al lado una chica que da golpes por doquier, pero yo tranquilo, bajo el ritmo y a deslizar. Salida del agua, casi no me dejan salir, hay que salir por el chip y apenas hay espacio.
Salgo, miro el tiempo, 37:25, mal, he nadado mal, quería nadar en 34 o asi (menos mal que luego ví que salieron más metros), subo la cuesta, Puy me anima, pero le hago que no con la cabeza, pienso, otra vez se me fue el tiempo, mierda.
Subo la cuesta más tranquilo que el año pasado, y la sangre llega a la cabeza para pensar. Sí, he nadado mal, pero esta transición va a ser más rápida, lo sé, y efectivamente lo es, y saliendo por el box llevo 41 min, cuando el año pasado llevaba 40 min. Aún lo tengo, he recuperado el tiempo perdido en la natación con una gran transición.
Cojo la bici, ese tritraje lo conozco, es mi amigo Xabi Baraja de Zorrotzatri, ostras, planazo, "Vamos Xabi". Xabi es una muy buena referencia si le puedo seguir. Bajamos el pantano, Xabi se me va un poco pero le sigo la estela, lo veo. Carretera general, antiguamente mis fans cirauquarras me esperaban aquí, hoy no están. Cuesta de Lorca, demasiadas bicis, pero esta cuesta la he subido mil veces, a por ella. Oigo su voz: "Vamos sub 5h", es pistolero, bien, ha salido bien del agua pienso. Paso a Xabi, la verdad es que subiendo paso a mucha gente, voy como sin cadena, llegamos al avituallamiento y en la bajada me pasa él. Carretera general hacia Larraga, bien, hay viento de cara, pero poco, bien, es apretar y en Larraga volar. Aviso a Xabi del terreno, me voy un poco en las subidas y me pasa en las bajadas. Llego a Oteiza, ya es todo volar hasta Larraga picando hacia abajo. Llego a Larraga, Xabi se me empieza a ir, pero no me importa, le he aguantado 30 kms. Momento clave, giro en Larraga, a partir de aquí otros años querías morirte por el viento en contra, pero hoy no, hoy es al revés, noto ese viento de culo, noto ese viento que me puede hacer volar. Acoplarse bien y regular, como, bebo, regular, puede ser el día, con viento a favor, si no cambia, la media va a ser realmente increíble. Llego a Mendigorria, y al fondo veo el maillot de mi equipo, es Pacheco, ostras carrerón que se ha metido el tío, no le he cogido hasta el km 40, bueno, que aún no le cojo.
Avituallamiento, bebo agua y para delante, a por Puente. Estoy llegando a Puente, miro a la izquierda, allí detrás esta Cirauqui, allí detrás está el recuerdo de Joseba, esta sensación ya la conozco, me sucede todos los años, me emociono todos los años en este punto, pero este año es diferente voy bien, viento de culo, vuelvo a mirar y pienso, este año sí, este año podemos lograrlo amigo.
Giro Puente, veo a Laura que me anima, cojo a Pacheco en la recta del puerto, carreron se ha calzado, le digo que ahí empieza el puerto, quito el plato y subo como si no hubiese un mañana, me conozco esta cuesta como la palma de mi mano, la he subido mil veces, una vez más, solo tiene que ser una vez más. Subo muy rápido, quiero controlar porque voy a bajar muy despacio. Corono bajo despacio y me pasan, pero no me importa. El año pasado a partir de aquí comenzó el infierno, iba con calambres, viento en contra y apretando, pero este año ya he aprendido. En Agosto volví por estos lugares para estudiar el terreno, para saber que era lo que había hecho mal, y lo más importante, para poder corregirlo. El error fue el plato, el tirar de plato, asi que no lo dudo, quitar el plato en las subidas y apretar en las bajadas, y sí, el viento sigue de culo, y pasan los kilómetros, y mis gemelos no se suben, ni hacen un simple amago, y llego a Ororbia, clave, miro el reloj, 15 kms a Pamplona, 2h02' de bici, ostras, carrerón, lo tengo, aunque solo haga 27 de media lo tengo. Hay que morirse en el kilómetro después de Ororbia que pegará el viento de cara y tirar, y tiro, aquí hay que sufrir, ya sé que falta, repechos, un polígono para volar, y poco más. Paso el repecho, controlo para no caerme, y llego al polígono.
El año pasado en este polígono me tuve que parar porque se me subieron los dos psoas, pero este año no, este año vuelo, y quiero ir más rápido aún, 37-38 vamos vamos. Paso el puente empedrado de San Jorge, la alameda donde me paso Pablo el año pasado y estoy ya en Santo Domingo. Por un momento pienso en hacer un Cancellarobe, pero no, a ver si se me va a subir los gemelos, quito el plato, lo disfruto, memorizo la transición, el año pasado aquí no podía ni moverme, me descalzo en Chapitela, veo a los voluntarios, les lanzo literalmente la bici, pedazo de transición, me quito el casco, pico el tiempo, miro el reloj 2h35', TOMAAAA, 20 min menos que el año pasado. Transición rápida, en 50 sgs, solo pensaba en coger las zapatillas y correr, volar, correr hacia mis estrellas.
Salgo de la carpa, pico el tiempo 3h19', lo tengo, el año pasado aquí iba en 3h31', pero ahora si que sé que lo tengo, voy bien, no medio muerto como el año pasado. Veo al de Festak, le señalo el símbolo de victoria, me vale con correr la media en 1h41', otros años lo hago en 1h34-37, paso hacia la plaza de toros, ahí están mis rositas, mis rositas y la Vani, amiga de Puy que viene a muchas de mis carreras, bajo y busco el baño para hacer la parada técnica prevista. Paro, meo, voy bien. A la salida del baño me saluda Ferreiro el de Castro, "vamos que lo tenemos", el dia anterior me encontré con el cogiendo el dorsal y tenía el mismo objetivo del sub 5h, el pobre no lo consiguió. Sigo corriendo, avituallamiento, coca cola, me vengo arriba, corro rápido, pienso, mejor correr ahora y tener colchón para luego, y corro, pienso en los tres años para llegar aquí y simplemente corro, voy bien. Y así pasa la vuelta, paso a Cifrian en Aranzadi, que va mal, me anima, pero yo solo corro, pico el tiempo de la vuelta, 28:50, y eso que me he parado a mear. Bien, le he recortado más tiempo aún, 14 kms Juan, 14 kms pienso, y veo a Nanduco que sale de la transición, me anima, vamos, me vengo un poco abajo, comienza a dolerme el costado, como si fuera flato, pero voy, sigo, mis rositas no están y me vengo un poco abajo, pero hay que seguir. Bajo a Aranzadi, llego al giro, y siguen los dolores, pero oigo los ánimos de Nanduco otra vez, "vamos Juanillo", y sigo hacia la cuesta, pero voy mal, llevo el pulso muy alto y sigue el dolor, pero el dolor es efímero pienso, igual que pensé en Elba. Llego al avituallamiento, me mojo y paro un poco a ver si me baja el pulso para cambiar la media. Salgo a por la cuesta, la subo muy despacio, no quiero forzar, pero la subo. Por detrás viene un avión, ese cuerpo lo conozco "Vamos Pelayin" que lo tienes y casi sin darme cuenta y mirando su estela llego a la Estafeta, veo a Laura que me anima, oigo los gritos de la gente, veo a mis chicos de rosita, paso de vuelta, pico el tiempo 32:13, se me ha ido un poco, pero lo tengo, para lo mal que pensaba que había corrido, no se me ha ido tanto. Miro el general, 4h19' ahora si que lo tengo, 6,5 kms, 40 min, ostras está ahí. Bajo hacia la plaza, no sé si será el tiempo o que pero ahora voy mejor, subo el zig zag, no me tengo que venir arriba, ahora ya no consiste en correr rápido, consiste en llegar, no importa en que puesto no, consiste en llegar en tiempo.
Paro en el avituallamiento, un poco de agua por la cabeza y un poco de coca cola, y sigo, bajo a Aranzadi, no quiero mirar el tiempo, no hasta que no llegue al último avituallamiento. Corro, más lento pero corró, y paso gente, así que tan mal no debo ir, último giro en Aranzadi, última recta y a por el último avituallamiento, veo el sitio donde me paré on Luis Lopez el primer año, llego, lento pero llego, toca hacerlo, toca mirar el reloj, 4h44',y realmente me convenzco que lo tengo, agua por la cabeza, me meto el almax y el gel en la pantorrilla, ando un poco respiro fuerte y miro mi brazo, leo TIGRE, vamos tigre, corriendo hasta el final, pero despacio, ahora no quiero correr rápido, ya llevo corriendo rápido mucho tiempo, ahora quiero disfrutar, 2 kms, 16 min, casi andando, Apretar un poco en el parque y la cuesta. Antes de darme cuenta llego a la cuesta, 4h48', sí, ya está, y la emoción se desata, he soñado tantas veces esta situación, porque no es sólo hacer sub5h, no, es hacerlo en Pamplona, y no solo eso, sino poder disfrutarlo, aunque vayas mal, porque esto también se disfruta aunque vayas mal.
Y giro en el ascensor, y me acuerdo de Manolo, aquí llovían mares el primer año cuando cogiamos el dorsal, primera cuesta de corralillos, empiezo a creérmelo, me echo las manos a la cara, jo, lo hice, lo he logrado, giro, veo la ornacina de San Fermín, gracias morenico, gracias por hacerme vivir este momento, subida de Santo Domingo, la gente anima, hace ese pasillo mítico de Pamplona, miro arriba, veo un claro, veo a mis estrellas allí asomando, esto ya lo he soñado, ellos tiran un cable y yo subo esta cuesta, vamos, miro el brazo, TIGRE, y me acuerdo del tío Choche, y de Joseba, y de Elvi, vamos ya está, ya os lo puedo dar, y rompo a llorar. Llego al ayuntamiento, bajadita, Estafeta, grande enorme, busco a mis rositas, tienen que estar ahí en el giro, en las escaleras, si están, veo a Puy: "lo has logrado", casi ella está más contenta que yo, me paro la beso, tengo tiempo, quiero disfrutarlo, como en Buelna, pero mas aún, es Pamplona, es diferente, es una pena, se acaba, me gustaría correr más lento para que este momento no acabara nunca, por eso corro despacio para disfrutarlo, zig zag, no paro de llorar, pasillo final, ahora sí, miro, 4h53, andando, no merece la pena correr, señalo al cielo, 1,2,3 con mis dedos, 3 ediciónes me ha costado, pero no son 3 ediciones, son 3 dedicatorias, una para cada una de mis estrellas que ha corrido en estas ediciones en Pamplona.
GRACIAS, SIMPLEMENTE GRACIAS POR DEJARME VIVIR ESTE MOMENTO

PD: Y después de todo esto ya sabeís como acaban las carreras del Costa, se nos fue un poco de las manos, porque eso es lo importante por encima de los resultados, lo importante es lo bien que nos lo pasamos. Gracias chicos, con vosotros al fin del mundo


jueves, 11 de mayo de 2017

DUATLON DE POLANCO: ULTIMO PASO

El sábado estuvimos en la bonita localidad de Polanco disputando el Campeonato Regional de Duatlón de Cantabria. Allí nos congregamos varios del equipo, algunos de cara a ir afinando y cogiendo ritmo de competición para los tris, y otros para seguir sumando. Como no, al inicio hubo foto de equipo con el presi y Chuspi que estuvieron de animadores
La idea era correr un poco por debajo de mis posibilidades para hacer una buena bici que me diese confianza de cara a Pamplona, pero ya sabeis como va esto, se sale y a fuego.
Con la tradicional espantada de Diego Herrera que todos los años sale como un loco cuesta abajo y se planta de los dos-tres primeros comenzó la prueba.
Al principio me quedé un poco cortado, pero no me preocupaba, no era momento de ir a muerte, un poco como ha sido la tónica todo el año, ir de menos a más en las carreras. Asi que me posicioné en un grupo con Pablo Martin Sarobe y con Galilea, el nuevo compañero de equipo, y asi completamos la primera vuelta de las dos que constaba el circuito. Es más, en la cuesta de acceso al pueblo que cerraba la vuelta, incluso se me fueron un poco, a lo que pensé, jo que mal estoy corriendo, pero no, era al reves, es que ellos estaban corriendo demasiado rápido.
Comienza la segunda vuelta y yo a mi ritmo machacón, y la gente empieza a caer, primero los de mi equipo y luego los de otros equipos. Me voy con Gutierrez Macho el del Polanco, y me quedo a escasos 25m de mi compañero Diego, no le quiero pasar, total en bici va a ir como una bala, asi que a controlar, porque fue eso, controlar, porque a pesar de que me dio un ritmo de carrera altísimo 3:42 min/km, tuve la sensación de no ir ahogado en ningún momento
Antes de coger la bici le digo a David que tire, que yo voy a ir a regular el ritmo, pero David no va, y a las primeras de cambio se me quedará en la bici. Cojo la bici, y a lo mio, importantisimo, no caerse, Pamplona es la semana que viene. Desde un comienzo me encuentro muy muy cómodo en la bici todo el rato, y con la sensación de que ya controlo la cabra, no como el año pasado que iba como un pato mareado encima de ella. Subo Pedroa y me veo un poco bloqueado con el grupo que llevo delante, no les puedo adelantar porque me iría al otro lado, asi que bajo los caballos y regulo.
En la bajada les dejo que se vayan, no me quiero jugar una caida, no pasa nada por perder 10-15 sgs, no hay drafting.
Enfilo la zona de la meta del Bajo Pas por detrás me pasa Gus el de Castro, bien, esa es buena rueda, estoy haciendo buena bici, me queda el tramo de Salcedo hay que intentar aguantarle ahí. Cojo de referencia a Gus porque en Aizarnazabal me metio una minutada en bici, y sé que si le puedo aguantar hoy, eso significa que he progresado en bici, asi que le intento seguir a 10 metros.
Le sigo, voy bien, voy incluso hasta sobrado, pasamos a Sastre el del ozono, si, estoy yendo en el grupo que suelo ir siempre, pero voy cómodo, muy cómodo. Pasamos Salcedo, pasamos a gente del grupo que venía delante, y llega la recta larguísima de la general de Renedo. Ahi el año pasado se me fue Chano, es un punto de inflexión, si le aguanto a Gus, será un punto de inflexión sobretodo psicologicamente. Le aguanto, no solo le aguanto, sino que me pongo a su par y le digo que me ha servido muy bien de referencia.
Pasamos la entrada de la autovía y comienza la subida de Zurita, ahi ya sé que se me va a ir, no me preocupa, quito el plato, que sea lo más parecido a Pamplona, que se vaya, tengo el trabajo hecho. No se me va mucho, le veo a lo lejos. Paso a Vanessa y voy con mucho cuidado en la bajada, tanto que me coge el del Sestao que le había pasado en la recta anterior.
Ultimo repecho a la entrada de Torre y ya casi llano hasta Polanco, me acoplo, voy bien, paso a Elena, curvas peligrosas, pero voy muy fuerte, paso a 2-3 más, dios que buena bici estoy haciendo. En una de las curvas me voy un poco y casi me llevo al pobre Javi Lopez por delante, este si que iba como una moto en bici, pero le aguanto para que no se me vaya mucho porque sé que corriendo le voy a pasar. Cuesta de Polanco, fotón de Yaiza:
Veo a Belda a la derecha y le choco la mano en bici. Carrerón, es lo primero que pensé al bajarme de la bici, casi 3 min menos que el año pasado, y la sensación de que me pones 30 kms más y los hago. 33 de media, me vale, me salen las cuentas del sábado que viene.
Salgo a correr, a por Javi, en el cambio el gemelo hace un poco amago de subirse pero lo controlo, sin prisa comienzo la bajada y una vez abajo pongo ritmo velocidad de crucero 3:50 a ver a cuanta gente paso
El primero en caer es Javi Lopez, luego cae un Buelna, luego paso a Gutierrez el veterano del Santander, y por último cae el del Sestao.
Antes de la última cuesta paso también a Javi Loroño que el pobre no ha tenido su día y va andando.
Subo la cuesta, veo a Belda a la izquierda, chocamos manos, "sub 5h", veo arriba a Oli, también choco manos con él. Tengo a Gandiaga el del Polanco a tiro, pero no le pillo, no vale la pena morirse en un sprint que probablemente vaya a perder.
1h25'26", puesto 43º, casi 3 minutos menos que el año pasado con un circuito de carrera un pelín más largo. Satisfacción.
Veo la clasificación, delante mio los de siempre, ni uno más, a punto de coger a Jandro en bici, el pobre no tuvo su día, y justo detrás de Rafa el del Santander, que ni se me ocurre en los mejores sueños. Sensaciones buenisimas. Sobretodo en bici, que no me paso tanta gente como en otros duatlones sin drafting.
Pase lo que pase, llego como quería llegar a Pamplona, mi segunda ciudad. La suerte está echada, señora enseñeme las cartas que hemos venido a jugar




miércoles, 26 de abril de 2017

DUATLON DE AIZARNAZABAL

El sábado nos trasladamos hasta Aizarnazabal para vivir en nuestras propias carnes a ver si era verdad lo que nos habían contado de ese Duatlon de Larga Distancia, que era duro duro duro
Era la vuelta a los duatlones de larga distancia después de aquel mítico duatlon de Arrigorriaga, y con un 14-72-7 la idea era clara, regular desde el inicio para sobrevivir, y más con el calor que hacia
Allí nos presentamos 2 integrantes del Triatlón Costa Quebrada, Aitor y yo, y poco a poco fuimos juntándonos con más gente conocida

Foto que nos saco Puy, saludos a mis amigos jueces y al lío. Salida a toda mecha como siempre, pero mi cabeza solo pensaba en regular, asi que puse un ritmo crucero de 4:15 y a correr. Me habían dicho que la carrera a pie era durisima, y vaya que si lo era, en mitad había una pista de gravilla en cuesta que destrozaba a cualquiera.
Primera vuelta controlando el ritmo, disfrutando, y sobretodo oteando el nuevo terreno, prueba de ello la foto que me saco mi amigo de Festak, y animando a Aitor cuando nos cruzamos
Segunda y ultima vuelta con la misma tónica, y clave el parcial en ambos, al final 59 min para 14 kms con cuestas, que no está nada mal, sobretodo de cara a lo que espera en Pamplona que va a ser una carrera mucho más suave. Aitor parece que si que va a pasar el corte que era su peor pesadilla, le animo y le digo que puede. Y pudo.
Transición muy muy tranquila, y a por la bici. Tomo la mitad de un gel y dejo el resto para cuando vuelva. Voy en un mini-grupo (siempre respetando el drafting), y la idea puede ser seguirlo, pero en el km 5 ya me doy cuenta de que no es mi dia encima de la bici, mis gemelos empiezan a querer subirse, y para colmo tengo una arcada y estoy a punto de vomitar, y eso que no llevo un ritmo endiablado, pero es lo que hay, viento, calor, no sé, no voy.
Paso Zumaia, desde un principio tengo claro que la idea es acercarse lo máximo posible a los 32km/h de media de Pamplona, es un circuito más duro, pero hay que intentarlo. Voy a intentar no cometer los mismos errores que el año pasado, y quito el plato en los repechos, pero da igual. En la rotonda de Zumaia se me acaba de subir el gemelo, y tengo que estirar encima de la bici, se me baja. Bueno, pues bajaré un poco el ritmo a ver si recupero, me hidrato bien y como de mientras.
Llego a Zarautz, parece que ya voy mejor, pero he perdido bastante la concentración, y lo más importante, he perdido el grupo que llevaba delante, además el viento me está jorobando mucho psicológicamente, pero es lo que hay. Como dice Lolo, asi es la larga distancia, vas mal, te sobrepones, vas bien.... la cosa es ir pasando los malos momentos y gestionarlos lo mejor posible.
Subo Meagas, también se subirá en Junio en Zarautz, subo mejor de lo esperado a pesar de que se me van un par de corredores más, no pasa nada. Bajo y afronto la primera subida al repechon de Aizarnazabal, subo de pie, pero termino sentado, subo mejor de lo esperado.
Paro arriba en el avituallamiento a coger agua, no tengo prisa, estoy entrenando fuerte, en Pamplona no pararé, pero aquí sí. Comienzo la bajada del pueblo y veo a Puy en la terraza, le saludo, le digo que voy bien
Comenzamos la segunda vuelta, a ver que tal se da. Parece que el gel que me he tomado me ha sentado bien y tengo menos calambres, mismo recorrido mejores sensaciones y parece que el viento a parado un poco, asi hasta Zarautz, disfrutando, sabiendo que recorrere el mismo recorrido en Junio si paso el corte del agua. Subo Meagas, me cuesta más que la otra vuelta, pero es normal, llevo ya casi 50 kms a 29 de media, bajo y a por el repecho de Aizarnazabal. Me he bebido ya todo el bidón de sales, estoy hidratando bien. La cuesta, me pone en su sitio las piernas no van, pero hay que apretar los dientes y tirar, si tus piernas no van, que tire tu raza
Paro arriba a rellenar el bidón con agua, ya solo quedan 12 kms de bici y más suaves. Clavo el tiempo de la anterior vuelta, 58 min, bien, me sirve de referencia, para Junio, 1 hora aproximadamente.
Bajo del pueblo y afronto la vuelta pequeña, me quedo solo en un principio, no veo a nadie ni por delante ni por detrás y se me hace un poco duro, pero poco a poco voy cogiendo gente, y me vengo arriba. La gente ha ido de más a menos, y yo me estoy manteniendo, y eso es bueno, sobretodo es bueno de cara a Pamplona, sé que puedo mantener el ritmo, y a pesar de que hoy se me haya ido el tiempo, sé que puedo seguir 15 kms más.
Ultimo repecho de Aizarnazabal, este si que cuesta, me quedo muy muy clavado, pero la idea de llegar arriba y dejar la bici hace que suba más fuerte.
Transición, muy rara y muy lenta, no tengo prisa. Me pongo a hablar con uno de mis amigos jueces y todo, me tomo el medio gel que deje en la caja y el agua y a correr, lento pero seguro, muy despacito, de menos a más.
Conmigo sale un chico de Azkoitia que sale muy muy fuerte, yo a mi ritmo, y en menos de 1 kms el chico ya lo ha pagado y se viene abajo. Yo a lo mío. Subo el repechin y voy ya camino del giro, me encuentro con Omar, que me ha pasado en bici, me dice que le coja, pero yo voy a lo mío, a entrenar, llego al giro, agua por la cabeza y un poco de coca cola para el estomago, la coca cola para que el cuerpo se acostumbre a lo que le espera en Pamplona. En los últimos 3 kms me encuentro con Iñaki el del Depor que es hermano de una amiga de mi mujer, lo está pasando mal porque tiene calambres, y va andando, le animó, y que suba la cuesta andando conmigo. Lo intenta, pero ya ve que no puede, una pena.
Esa cuesta de vuelta la subo andando por una simple razón, voy más rápido andando que corriendo, en Pamplona sé que no será así en Santo Domingo, o eso espero por lo menos. Al final de la cuesta veo a Omar, si aprieto un poco a lo loco le pillo, porque va a su ritmo y no me ha visto, pero no merece la pena, cojo a su grupo, pero no quiero pasarles, que pasen delante mío, el tiempo no importa, importa que el entrenamiento ha salido más o menos bien, exceptuando la bici que es mejorable, y además que veo que tengo más fondo del esperado para Pamplona.
Veo a Puy, le choco las manos y le doy un beso. Llego a meta 4h07', pero el tiempo no importa, importa haber hecho una nueva muesca en el revolver, una nueva muesca que me lleva camino de Pamplona.